Masa base para tartas dulces

Una de las interrogantes que siempre nos hacemos al comer una sabrosa tarta, es cómo se preparará esa base de pan que tanto nos gusta. Precisamente, hoy vamos a responder esa interrogante, para que ningún secreto de repostero pueda separarte de ser tu propio chef y el de tu familia. Toma nota de cada paso, para que no te saltes ninguno, y hoy mismo podrás prepararte una tarta del sabor que más se te antoje.

Lista de ingredientes para la masa base
Antes que nada, tienes que hacer la lista de ingredientes, para que visites el abasto o al proveedor de materia para reposteros. Con estos ingredientes podrás jugar en la cocina hasta obtener la masa base para tartas dulces, que en realidad no te tomará mucho esfuerzo aprender.

250 gr harina.
7 gr polvo de hornear.
125 gr manteca o margarina a temperatura ambiente.
125 gr azúcar.
1 huevo.
1 cucharada de esencia de vainilla.

Pasos a seguir para la masa base
Para empezar, debes armarte con una taza profunda y una espátula o en su defecto un batidor eléctrico. En la taza vas a mezclar la margarina junto al azúcar, de tal manera que agarren la consistencia de una pasta apetitosa. Mientras tanto vas incorporando el huevo batido con la esencia de vainilla, que le darán un toque magistral de buen sabor y suavidad.
Una vez que tengas una crema olorosa dentro del tazón, ya es momento de agregar la harina y el polvo de hornear. Luego tienes que seguir mezclando con una espátula, hasta que todos los ingredientes se integren perfectamente, y se forme una masa como de pan. Eso sí, te advertimos que bajo ninguna circunstancia debes amasar con tus manos, de lo contrario dañarás la masa.
Si te preguntas a qué se debe la advertencia anterior, es simple: al no amasar permitimos que el pan resultante no sea compacto. De esta manera tendrá esa consistencia que se quiebra fácilmente en nuestras bocas, como toda una auténtica masa base para tartas dulces.
Luego que nuestra masa se haya formado dentro del tazón, tienes que meterla dentro de una bolsa y colocarla en la nevera. Allí estará el tiempo suficiente para que se enfríe bastante. Posteriormente, tienes que estirar la masa sobre una mesa, la cual debe enharinarse para que no se pegue la masa. Luego de estirada, forras con ella el molde de tu preferencia, aunque de seguro ya sabes cuál es el indicado para las tartas.
Una vez que tengas el molde totalmente cubierto con la masa base para tartas dulces, lo cubres con un papel aluminio. Sobre dicho papel es conveniente poner arroz, tanto como se necesite para ejercer un buen peso sobre la masa, de manera que se aplane el inferior. Luego, dejamos que descanse por media hora en la nevera, y ya está lista para ser horneada.

Cuando llega la hora de hornear
El último paso es meter en el horno el molde con la masa y el papel aluminio, dejando que se hornee por 25 minutos a una temperatura promedio de 180°. Sin embargo, tienes que estar pendiente, porque el aluminio debe ser retirado poco antes de que llegue el momento de sacar el molde. De esta manera le permitimos a la masa base dorarse con esa tonalidad de oro fino que tan atractivo se vuelve a la vista.
Con esto ya habrás concluido la preparación de la masa base para tartas dulces, y como comprobarás solo es cuestión de práctica. A partir de ahora ya puedes abrir un nuevo espacio en el repertorio de tus recetas reposteras, que con esto ya estará bien surtido. Te animamos a experimentar y crear las tartas más creativas sobre esta masa base que a todos gustará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *