Flan de café irlandés

Existen quienes pagarían cualquier precio por un delicioso y dulce flan, y hay quienes pagarían aún más por aprender a hacerlo. Porque si sabes preparar tu dulce favorito, nunca existirán las barreras que te separen de él.
Por otro lado, también están las personas que adoran la cocina irlandesa, como si de platos divinos se trataran. Sin embargo, hoy te traemos lo mejor de ambas cosas: te enseñaremos a preparar el flan de café irlandés. Ese típico postre que jamás ha sido rechazado por un comensal y del que se entreteje una prestigiosa fama de delicioso.
Exquisitos ingredientes para el flan de café irlandés

Los ingredientes que tienes que reunir para preparar este postre, son los siguientes:
7 Huevos.
390 g Leche condensada.
250 ml Café de cafetera.
150 ml Crema de whisky (Licor Baileys).
500 ml Leche (Leche semidesnatada también vale).
1 Molde flanero de 1,5 litros de capacidad.
1 Manga pastelera.

Procedimiento para la elaboración del flan de café irlandés
El primer paso te resultará muy sencillo, pues se trata de revolver los huevos manualmente como lo harías para una torta, sin permitir por supuesto que se espumen. Cuando consideres que están bien batidos, agregas sin reparo alguno la leche condensada, seguida del café y la crema de whisky. Claro está, uno por uno y sin permitir que se te derrame algún ingrediente, porque cada gota es valiosa para el éxito de un buen cocinero.
Al final, se agrega la leche, y se sigue batiendo hasta que la mezcla esté bien homogénea, así evitaremos que la textura del flan no sea indeseable a la vista.
El horno donde vallamos a meter la mezcla del flan de café irlandés debe estar calentado a 180 grados, preferiblemente con anticipación. Dentro de él se incorpora el molde con la mezcla del flan, en baño de maría, y se deja horneando durante una hora aproximadamente, que es el tiempo estimado.
Recomendación antes de retirarlo del horno
Es conveniente que antes de retirarlo del horno, enterremos en el flan de café irlandés un cuchillo para comprobar que esté listo: si el cuchillo sale limpio, es porque ya está en su punto idóneo de preparación; de lo contrario se le permite hornearse un poco más.
Como ves, el proceso es muy sencillo, y en cuestión de una hora tendrás sobre tu mesa uno de los mejores postres irlandeses. Ya no tendrás que pagar para probarlo, ahora podrás comerlo cuantas veces se te antoje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *