El tradicional pan de pita

Uno de los mejores platos que puedes heredar de tus ancestros, es el tradicional pan de pita, tan delicioso como sano. Sin embargo, no todos saben prepararlo, lo que puede ocasionar malestar en algunas personas que desean probarlo o comerlo en el desayuno. Pero ya no habrá razones para seguir sintiendo este malestar, nosotros hoy te vamos a enseñar a hacerlo como lo preparaban nuestros abuelos.

Ingredientes prácticos
Si de los ingredientes se trata, la lista no es muy larga, y lo mejor es que son de fácil acceso, por lo que no representan ningún obstáculo. Eso sí, ten en consideración que las proporciones que te vamos a facilitar, son para la preparación de ocho panes. Por lo tanto, si deseas cocinar una mayor cantidad, solo es cuestión de variar las proporciones una vez que domines esta receta tradicional.
1 paquete de levadura en polvo.
1 taza de agua tibia.
3 tazas de harina.
1 cucharada y media de aceite de oliva.
1 ½ cucharadita de sal.

Empezando la preparación de nuestros panes tradicionales
Puedes comenzar la preparación mezclando en una taza los tres ingredientes principales, que son la levadura, la taza de agua, y una sola taza de harina. Vas a mezclar los tres ingredientes, de tal forma que se cree un líquido espeso y homogéneo, como el yogurt líquido. Por supuesto, tienes que asegurarte de que la harina no se empelote, debe integrarse por completo al agua y la levadura.
Lo siguiente que tienes que hacer, es ser un poco paciente y dejar la masa líquida en quince minutos de reposo. Luego podrás agregar el aceite y la sal necesaria para que agarre un buen sabor, sin sobrepasarse ni que falte. Se sigue batiendo para luego agregar el resto de la harina, punto en que tenemos que empezar a amasar con nuestras manos.
Sabremos que la masa está lista cuando podamos darle la forma de una bola de textura suave, y que no se pegue en nuestros dedos. Cuando estemos en ese punto, tenemos que armarnos nuevamente de paciencia, y poner la bola dentro de una taza, la cubrimos con un paño, y esperamos dos horas. Esto se hace para permitir que la masa duplique su tamaño, paso esencial en la preparación de todo tipo de pan.
Dos horas después ya casi tendremos listo el pan
Una vez que pasen las dos horas de espera, estarás más cerca de tener listo el tradicional pan de pita. Estiras la masa, la divides en 8 pedazos con un cuchillo, y después de darles la forma de pequeñas bolas las pones a reposar durante media hora, cubiertas con un paño o servilleta. Ya luego, te bastará con aplanarlas en forma de panqueques, pero con un grosor mucho más generoso, o de lo contrario se tostarán como tortillas de casabe.
Cubres la superficie de tu sartén favorito con aceite, pero solo un poco, toma en cuenta que no vas a fritar el pan. Seguidamente, pones el primer pan y te aseguras de voltearlo cada dos minutos, hasta que se infle y la corteza quede como horneada. Ahora sí ya puedes rellenarlas con lo que mejor te guste, y disfrutar tus desayunos con el tradicional pan de pita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *