Carne molida a la jardinera como cena ligera

Para muchas personas la carne de res puede ser una delicia a la que nunca renunciarían, considerándola un suculento regalo de la naturaleza. Sin embargo, su apetitoso sabor no debe hacernos exceder en formas pocos saludables de consumirla, y menos existiendo saludables técnicas de preparación. Hoy te vamos a compartir una nutritiva receta que podrás comer en las noches, degustándote sin perjudicar a tu cuerpo.

Una cena ampliamente reconocida y recomendada
La receta de la que te estamos hablando, es Carne molida a la jardinera como cena ligera. Sus ingredientes, en combinación a su manera de preparar, la han posicionado como cena principal en las mesas de muchas familias. Tanto así, que hoy te la podemos recomendar ampliamente como uno de esos platos que no querrás dejar de compartir con tus hijos y familiares todas las noches.
Nutritivos ingredientes para la carne molida a la jardinera
El primer paso es reunir los ingredientes, que como podrás comprobar, no te costará esfuerzo alguno encontrarlos, de hecho puede que ya los tengas:

Brócoli.
Zanahoria.
Pepino.
Tomate.
Carne molida
Calabaza.

Todos cuentan con pletóricas propiedades vitamínicas, que aportarán a tu cuerpo todo lo que necesita para mantenerse saludable. Lo mejor, es que los ingredientes podrán ser mejor asimilados por tu organismo al ser consumidos de noche.
El paso a paso de la preparación de esta cena
Para la preparación de la carne molida, lo primero que debes hacer es freír los aliños de tu preferencia, con un poco de sal y pimientas. Posteriormente, le agregas la carne molida y revuelves hasta que agarren un tono un tanto marrón. Finalmente, en compañía del agua, se agrega la calabaza previamente picada en cuadros, que dotará a la carne de un sabor más gustoso.
En una taza aparte, se preparan los vegetales a modo de ensalada, que le darán a la carne molida a la jardinera como cena ligera un toque supremo de nutrición suculenta. Se pican en pequeños cuadros la zanahoria, el pepino y los tomates, asegurándose de haberlos lavado con abundante agua. Por último se pica el brócoli, se le agrega sal y aceite vegetal, para luego revolver y servir en platos.
Una vez que la carne molida está en su punto de preparación, se sirve en compañía de los vegetales, sabiendo distribuir los ingredientes con auténtica habilidad decorativa. De esta manera, se logra degustar el plato desde la vista, el olfato, hasta el paladar, en una integral explosión de sabor culinario.
Con la carne molida a la jardinera como cena ligera, ya no tendrás que sufrir con grotescos platos que en nada aprovechan comerlos de noche. Comparte esta receta con tus amigos y amigas y tomen el reto de mejorarlo, porque siempre es bueno aprender cosas nuevas dentro del armonioso espacio de la cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *