Tortillas de jamón y queso enrollados

Lo más importante para todo anfitrión, es quedar ante sus invitados como todo un experto en el arte de la decoración y la comida. Por lo mismo, hoy queremos contribuir a tu repertorio culinario, con una receta que, además de sabrosa, te resultará tan práctica que la amarás. Se trata de las Tortillas de jamón y queso enrollados, que con su buen sabor dejarán complacidos a tus comensales.

Primer paso: los ingredientes
El primer paso hacia una reunión exitosa, va a comenzar en el supermercado, así que alístate y reúne los siguientes ingredientes. No tienes nada de qué preocuparte, se trata de ingredientes prácticos y fáciles de conseguir, por lo que no tendrás que dar muchas vueltas.
Huevos
Jamón serrano
Lonchas de queso tierno
Aceite de oliva
Sal

La preparación: práctica y rápida
Cuando estés listo para iniciar con la preparación, continúa con el siguiente paso, que consiste en la preparación de la tortilla. En una taza abre varios huevos, tanto como consideres necesarios dependiendo de la cantidad de invitados que recibirás. Luego, vas a agregar un poco de sal al gusto, batiendo los huevos con firmeza.
Para esto se recomienda usar una espátula de plástico, aunque también sirve una batidora eléctrica; lo importante es que quede bien homogéneo. La razón por la que se tienen que batir eficientemente los huevos, es porque se quiere que nuestra tortilla sea muy flexible, o de lo contrario se nos puede partir al enrollar.
Una vez que los tengamos listos, calentamos la sartén con un chorro de aceite de oliva, y vertimos el batido creando una capa no tan gruesa. Recordemos que la tortilla no puede quedar muy gruesa.

Terminando nuestras tortillas de jamón y queso enrollados
Al estar casi cuajada del todo, es el momento de colocar varias lonchas de queso tierno sobre la tortilla, y posteriormente el jamón serrano. Esperamos un poco más hasta que la tortilla se cuaje, y el queso se derrita un poco, para poder enrollar. Hay que tomar la precaución de asegurar el enrollado con palillos, puesto que se nos puede abrir de nuevo al picar los pequeños trozos de las tortillas de jamón y queso enrollados.
Cuando tengamos listo el enrollado, no queda más que picar en rodajas como si se tratara de un pepino. Cada rodaja, a su vez, quedará asegurada con un palillo que le dará el aspecto de un apetitoso pincho. Ya con esto estamos listos para servir nuestras tortillas de jamón y queso enrollados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *